martes, 25 de julio de 2017

La memoria de los elfos.



Más a menudo de lo que parece frases sueltas de un libro se convierten en estrellas de las redes sociales, se copian mil veces, se repiten, incluso acaban adornando grafittis urbanos. Los recuerdos de los elfos son siempre verdes y jamás se marchitan. Tolkien tenía que ponerle remoquete o no hubiera sido él. Pero son sólo recuerdos.

De entrada la frase es, o puede ser, poética. No significa nada. Nada especial. Todos los recuerdos son siempre verdes. Ninguno se marchita jamás. Por supuesto, son recuerdos. Vosotros tenéis de esos verdes recuerdos para llenar muchos álbumes. Recuerdos mágicos y atemporales a través de los cuales podéis moveros, repetir lo vivido, modificarlo, imaginar otras opciones posibles. Podéis hacerlo con todo el control de la vigilia, o entre la neblina del duermevela donde lo recordado se tiñe de bruma, o dormidos. Soñar con lo mismo (la materia prima no cambia) con el menor control posible. 

Existe una única ley. No importa que aquella casa de la infancia sea hoy una sucursal del banco Robameroque, ni que un incendio convirtiera vuestro bosque en cenizas. Ni tan siquiera importa que las personas de vuestros recuerdos hayan muerto hace años. Sigue ahí, todo intacto: la casa, el bosque, los rostros, las voces. La ley sólo prohíbe ir hacia adelante. Siempre verdes y sin marchitarse, pero incapaces de subir al carro del tiempo. Algunos de mis recuerdos muestran compañeros de clase con diez o doce años, rostros que jamás cambiarán ni crecerán aunque quienes hoy sigan vivos de aquellas cuadrillas sean un poco o muy calvos (depende), tengan el pelo gris y hayan dejado atrás el medio siglo. 

Curiosa, la memoria. En ella cabe viajar hacia atrás o hacia los laterales, nunca hacia adelante. En lo que llamamos realidad sucede a la inversa. Sólo es posible ir hacia el momento siguiente. Y nunca estábamos hablando de la memoria de los elfos, por supuesto.






Imagen: Sello de la tumba de Tutankhamon, fotografía de Harry Burton, Griffith Institute, Oxford, National Geographic Society, 1922. Bajo licencia Wikimedia Commons.

2 comentarios:

  1. Los recuerdos, los sueños y la realidad, el presente, el pasado y el futuro, son conceptos que no son tan fáciles. Siempre hay alguno que nos da un poco de guerra. Un abrazo.

    ResponderEliminar